BLOG

 

Hemos atendido a 7.500 jóvenes en el servicio joves.sex

Son jóvenes de 22 municipios de la Comunidad Valenciana. Y son muchos y muchas jóvenes. Se demuestra así la importancia de las políticas municipales para la atención de la sexualidad.

Durante los últimos tres años, SEDRA ha estado encargada de la gestión del servicio JOVES.SEX, que combina la atención individual sobre  sexualidad a través de una línea telefónica y la realización de talleres de educación sexual en veintidós municipios de la Comunidad Valenciana -en concreto, de la comarca de L’Horta en Valencia-, que se encuentran agrupados en el consorcio JOVES.NET.

Este consorcio desarrolla actividades dirigidas a jóvenes de sus respectivas poblaciones desde la década de 1990 y desde entonces ha ido ampliando su red de acción y el número de jóvenes que reciben atención. La red es un claro ejemplo de dos cosas:

  • La importancia de las políticas municipales para la educación y los servicios dirigidos a jóvenes. Las y los compañeros que están al frente de los servicios de juventud de estos municipios pueden presumir de haber conseguido desarrollar políticas basadas en claves metodológicas comunes como la participación, la creatividad, la innovación, la información y el trabajo en red, buscando siempre la igualdad de oportunidades y el desarrollo integral de las personas jóvenes como ciudadanas de una sociedad democrática.
  • Que, en educación sexual y servicios de atención a la sexualidad, cuando se quiere se puede. Además de las personas que se han puesto en contacto con la línea para consultar sus dudas y dificultades, en los últimos tres años hemos realizado 400 talleres de educación sexual con la participación de 7.500 jóvenes, tanto en el contexto del aula como de la educación no formal, a través de los espacios dinamizados por los servicios de juventud de estos municipios, precisamente con ese espíritu de acompañar a las personas jóvenes y ayudarlas a crecer.

7.500 personas jóvenes son muchas personas jóvenes, y estamos muy felices y agradecidas de haber podido contribuir a su bienestar y de haber ampliado sus herramientas para encontrar respuestas, tomar decisiones y mejorar sus relaciones. Además, las personas jóvenes de los municipios han recibido el beneficio de nuestra intervención por otras vías, porque los talleres se han complementado con otras actividades formativas dirigidas a familias y profesionales. En los últimos meses hemos realizado varias formaciones dirigidas a educadores/as, monitores/as de tiempo libre, informadores/as juveniles, que en muchos casos también son jóvenes, y que tienen un papel educativo imprescindible. Los municipios han sabido tener en cuenta esta cuestión, y por eso han puesto a estas y estos  profesionales en el foco de sus formaciones.

Cerramos estos tres años de intervención valorando este éxito, y ponemos rumbo a otro periodo de colaboración con la red, que esperamos que nos permita seguir trabajando otros tres años más como mínimo en un proyecto que de verdad le da valor a la educación sexual de las personas jóvenes.